Editorial Mayo

COMUNISMO-1200x565 Al cierre del mes de Mayo, quienes conformamos el Laboratorio Crítico Comunachos queremos ofrecer a grandes rasgos los temas más destacados que a lo interno hemos discutido durante este último mes y que consideramos pueden servir para la reflexión y el debate en el seno de las organizaciones populares. Pretendemos hacer de este un ejercicio continuo, de modo que al final de cada mes ofreceremos nuestras reflexiones como aporte y suministro para el debate necesario.

1ero de mayo por decreto

La llegada de Mayo en Venezuela espera traer anuncios de interés para los trabajadores y trabajadoras venezolanos, acostumbrados a los aumentos de salarios que se decretan año tras año el primer día de este mes. Pero este año no fue así, pues el aumento fue hecho los últimos días de abril por medio de una gaceta oficial que comenzó a ser divulgada por redes sociales hasta que el aumento fue confirmado por el propio Ministro para el Trabajo, sin hacerse si quiera mención al tema en un acto oficial o en voz del Presidente de la República como hasta ahora se había acostumbrado.

Este aumento, ausente de medidas económicas que lo acompañen y busquen mantenerlo a flote en medio de la salvaje inflación que agobia al pueblo venezolano, es meramente nominal, días antes los precios de todos los bienes de consumo fueron ajustados en base al rumor de que el aumento rondaría los 200.000 BsS. al mes cuando este tan sólo alcanzó los 65.000 Bs sumando el bono de alimentación. Se mantiene así una tendencia que desconoce e incluso ataca las conquistas de los trabajadores y trabajadoras venezolanas, aplanando las contrataciones colectivas, omitiendo la antigüedad de los trabajadores, pulverizando las liquidaciones con constantes devaluaciones, justificando despidos por parte del Ministerio para el Trabajo, todo esto violando la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la cual parecen olvidar y que claramente establece que:

CRBV Artículo 91 Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley.

La burguesía revolucionaria de Castro Soteldo

El actual Ministro de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, nos ha tenido acostumbrados los últimos meses a disertaciones teóricas sobre la burguesía y su papel determinante en el actual proceso de recuperación económica del país. Lamentablemente no han sido únicamente disertaciones teóricas, sino que han estado acompañadas de prácticas antipopulares de entrega de medios de producción a la burguesía, aquella que tiene en sus manos la “fórmula mágica”-como la llama- del resurgimiento económico del país, teniendo el descaro de sustentarlo sobre la base de lecturas amañadas de revolucionarios como Orlando Araujo y el propio Karl Marx. Seríamos ingenuos si creyéramos que esta tergiversación responde a una mala lectura académica por parte del Ministro. Se trata más bien del intento por construir un relato de legitimación de las actuales prácticas de creciente despojo al campesino de sus tierras y la entrega forzosa a sus antiguos dueños de la burguesía terrateniente, a la que Chávez hizo un esfuerzo por combatir colocándose al lado del campesinado y su lucha histórica.

Cerro La Vieja

Hace ya meses que el Chavismo popular viene dando un debate crítico sobre el proceso privatizador impulsado, a paso vertiginoso, desde sectores del Gobierno Bolivariano. Arropados bajo la figura de alianzas estratégicas o gestionando el traspaso a través de la fórmula del “comodato”, estos sectores han entregado plantas procesadoras de arroz, maíz y café, la gestión de aeropuertos, tierras tipo A en los llanos venezolanos a grandes empresas del agro, UPSAS para el procesamiento de la pesca, pozos de petróleo extraliviano, plantas para el procesamiento del crudo, y deje usted de contar. Todo esto nos preocupa, nos quita el sueño, y más cuando la voracidad despótica del capital amenaza hoy también la continuidad de la producción real y concreta de Simón Planas, municipio larense de la Comuna El Maizal, reserva moral del Chavismo que lucha por la emancipación.

Allá, en la puerta de los llanos venezolanos, lo que ocurre en el Cerro La Vieja nos recuerda que la voracidad de la fiera que orienta su mirada hacia los recursos mineros es ciega a las consecuencias sobre nuestra humanidad y decidió, en consecuencia, que el 5to Objetivo Histórico de Chávez es cosa del pasado. El Cerro la Vieja – con la tierra fértil y los comuneros y productores de la zona –, es una de las claves para entender la constelación de un territorio en el que se producen cuatro mil kilos de maíz por hectárea. Allí, sin embargo, y a espaldas de los campesinos que le han puesto el alma a la producción que este pueblo necesita, se ha comenzado un proceso de explotación minera salvaje gestionada por un tal Jorge Rodríguez, de muy cuestionable reputación. En el proceso han desalojado y desplazado a campesinos, han construido una gran carretera y un puerto seco al pie del cerro, han deforestado más de veinte hectáreas, y ya se han escuchado explosiones, parte del proceso extractivista en marcha. Todo esto en un contexto que se desliza entre la privatización de lo común y el amadrinamiento de los pequeños productores de la zona (con la participación de milicianos y privados de libertad), con el beneplácito de instancias de la Gobernación del Estado Lara, el I.N.T.I. y el Ministerio del Poder Popular para el Ecosocialismo y Aguas que se niegan a explicar lo que ocurre a los habitantes de la zona, apoyando así un proceso devastador, turbio y opaco que nos debe preocupar a todes.

La reflexión Crítica

El primero de Mayo, durante la marcha conmemorativa del día del trabajador, el Presidente Nicolás Maduro llamó a  iniciar un proceso de recolección de propuestas críticas para enmendar el camino de la Revolución Bolivariana. Esta no es la primera vez que se abre una convocatoria de esta naturaleza, durante los últimos seis años se han realizado varios eventos del mismo tipo sin que los resultados vayan más allá del desgaste y algunos compromisos retóricos. Antes de hacer un llamado a la revisión crítica el gobierno debería demostrar una voluntad real de cambio, haciendo una rápida revisión encontrarían las numerosas demandas que cotidianamente hace el pueblo chavista, cada organización ha plasmado en algún espacio sus apreciaciones sobre el destino de este proyecto. Quince días después de este llamado se dio un proceso de acercamiento para iniciar un proceso de negociación con la oposición. Lo coherente sería abrir espacios directos de participación directa en la solución del conflicto para que ninguna negociación ocurra de espaldas al pueblo venezolano, los partidos y las organizaciones que han acompañado este proceso durante más de veinte años.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s